por Arianne Sodero Calvet







viernes, 28 de febrero de 2014

a veces, literal


Hay pocos momentos en la vida en los que es mejor no pensar. Son paréntesis necesarios en donde dejamos que pasen otras cosas.

El asunto es que hay formas y formas de no pensar.

De esto veníamos hablando hoy con mi analista.

Por alguna extraña jugada de mi inconciente, camino a casa pasé por un local y compré una remera. En ese momento me pareció preciosa. Única, original e inigualable.

Y después… después me di cuenta.



2 comentarios:

Maria Elsa Coronel dijo...

Me encanta! Summer Time = Santa María donde el disfrute hace que sea mejor no pensar...

nunca_olvida dijo...

Excelente!!!